APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Tecnología

Tecnologías de valorización energética de biomasas

Las tecnologías generalmente utilizadas en España para convertir las materias primas biomásicas en energía eléctrica y térmica en España son la combustión, la gasificación y la biodigestión.

Estas tecnologías combinadas con la amplia diversidad de combustibles biomásicos disponibles convierten a la biomasa en una energía renovable especialmente versátil, al permitir que la valorización de biomasas pueda hacerse en base a las biomasas específicas con los que cuente cada agente y con una potencia de generación térmica y/o eléctrica igualmente adaptada a la cantidad disponible de las mismas, lo que da lugar a una inmensidad de proyectos posibles que dan respuesta a las necesidades y requerimientos de todo tipo de agentes. Las posibilidades y las oportunidades son inmensas, se puede trabajar a pequeña y a gran escala, existen soluciones a la medida de pequeños y de grandes actores de los sectores energético, agrícola, forestal, ganadero, agroindustrial y de los residuos renovables.

Beneficios de la valorización energética de biomasas

Una gran ventaja de la biomasa es que se trata de una energía eléctrica o térmica que puede generarse a partir de recursos renovables propios (no de hidrocarburos importados), que se puede generar cuando se estime oportuno. Es decir, no está a expensas de que el recurso llegue espontáneamente a la instalación de valorización (como ocurre con otras fuentes renovables), sino que se puede movilizar y almacenar biomasas para producir electricidad y/o calor cuando se necesite. De ahí que la biomasa sea una tecnología renovable 100% gestionable. Esta capacidad resulta tremendamente valiosa para el sector energético.

Asimismo, otra de las principales ventajas de la biomasa es que valoriza residuos y subproductos que en algunos casos son potencialmente peligrosos porque su quema incontrolada puede generar emisiones, porque pueden lixiviar y contaminar acuíferos, porque favorecen los incendios forestales, entre otros efectos medioambientales perjudiciales. Por lo que, a la vez que se genera energía renovable, se está contribuyendo a solucionar problemas ambientales.

Y la tercera gran ventaja de la biomasa, es su enorme capacidad para generar y mantener empleos asociados a la logística del suministro de las mismas a las instalaciones de valorización. Se necesita mano de obra para poder llevarlas a cabo, mano de obra que además se crea donde más falta hace, en el medio rural. Con lo que se contribuye a generar oportunidades para la España Vaciada, oportunidades vinculadas a un modelo de negocio renovable y sostenible, al promover el establecimiento de potentes relaciones socioeconómicas y tecnológicas desde los sectores secundario y terciario hacia el sector primario, lo cual constituye una potencial y excepcional aportación a la vertebración territorial basada en el crecimiento económico-industrial de España, permitiendo un desarrollo rural y territorial equilibrado y sostenible.

Aprovechamiento eléctrico

Respecto al aprovechamiento eléctrico, la materia combustible que se considera biomasa, según lo establecido en el RD 661/2007 por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial, es:

  • Cultivos energéticos agrícolas y forestales.
  • Residuos de las actividades agrícolas y de jardinería, y de aprovechamientos forestales y otras operaciones silvícolas en las masas forestales y espacios verdes.
  • Residuos de la industria agrícola y forestal, y los licores negros de la industria papelera.

Respecto al uso final térmico en España se consumen más de 4 Mtep para usos finales térmicos de los que el sector doméstico utiliza prácticamente la mitad y el resto se encuentra repartido en usos industriales entre los que destacan las industrias del papel, de madera y muebles, y alimentación.