APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63
APPA pide que España desarrolle su potencial en la transición a un sistema energético basado en renovables

Los datos del sector renovable publicados por la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), tanto en potencia instalada como en empleo, demuestran el enorme potencial de crecimiento de las tecnologías limpias en el camino que de manera decidida han emprendido los 195 países que suscribieron el Acuerdo de la COP21 en París. “España debería aprovechar la oportunidad que ofrece la transición hacia un sistema energético basado en energías renovables para relanzar el desarrollo del sector, sumido todavía en una moratoria y sufriendo las consecuencias de la reforma energética”, en opinión de José Miguel Villarig, presidente de la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA.

Según el informe “Energía renovable y empleo” de Irena, en 2015 el empleo en el sector renovable creció un 5% con respecto a 2014, hasta alcanzar 8,1 millones de personas (9,4 millones de empleos si se tiene en cuenta la gran hidráulica). Según esta misma agencia, la capacidad de generación eléctrica con energías renovables aumentó en 151.500 MW, hasta alcanzar 1.985.074 MW instalados. El citado crecimiento de empleo y de capacidad renovable se produce a pesar de la crisis económica mundial, mientras que el sector energético en su conjunto pierde puestos de trabajo, también en la generación con energías fósiles. Entretanto, en España se instalaron tan sólo 23 MW de nueva capacidad renovable, hasta sumar los 51.749 MW y el número de empleos en el sector renovable se estancó en unos 70.000.

Así, el llamado empleo verde crece en todos los países y, sin embargo, se mantiene estancado en España en 2015, tras haber perdido casi la mitad de los empleos que llegó a tener desde 2008. Según Irena, la causa de la destrucción de empleo en el sector renovable sufrido en España en los últimos años es consecuencia de las políticas adversas puestas en marcha en el sector eléctrico, que han provocado la pérdida de empleo en prácticamente todas las tecnologías renovables, algo que ha venido denunciando APPA reiteradamente a lo largo de los últimos años.

El informe de Irena utiliza como fuente del empleo en nuestro país los datos del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, editado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA. Según el conocido como Estudio Macro de APPA, el sector renovable empleó a 70.750 en 2014, frente a los 136.163 empleos que llegó a alcanzar en 2008.

Por tecnologías, la solar fotovoltaica se sitúa como la primera generadora de empleo en todo el mundo con 2,8 millones de puestos de trabajo, seguida de los biocarburantes con 1,7 millones, la eólica con 1,1, la solar térmica y la climatización con 939.000, la biomasa sólida con 822.000, la minihidráulica con 204.000, la geotermia con 160.000 y la solar termoeléctrica con 14.000. En cuanto a España, según el Estudio de APPA referido a 2014, el “ranking” de empleo lo encabeza la biomasa con 30.300 puestos de trabajo -de los que más del 90% corresponden a biomasa eléctrica-, seguida de la eólica con 16.750, la solar fotovoltaica con 9.940, la solar termoeléctrica con 5.400, los biocarburantes con 4.260, la minihidráulica con 1.460, la solar térmica con 1.100, mientras que la geotermia, la marina y la minieólica emplean en conjunto a 1.500 personas.

El informe destaca que el país que con gran diferencia genera más empleos renovables es China con más de 3,5 millones de puestos de trabajo, seguida de Brasil con 918.000, Estados Unidos con 770.000, India con 416.000 y Japón con 388.000. Europa en su conjunto emplea a 1,17 millones de personas. Se da la paradoja de que España, hasta hace pocos años líder en el sector y en el empleo renovable, ha generado la mitad de empleos que Bangladesh. En nuestro entorno más cercano, Francia emplea 2,5 veces más personas en el sector renovable que España, mientras que Alemania genera cinco veces más empleo que nuestro país.

Irena considera que para cumplir los objetivos de energías renovables a 2030 es necesario que se duplique la penetración actual de renovables en el mix energético mundial, lo que representaría la creación de 24 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector de las energías limpias. Conforme a estas previsiones, España, que cuenta con abundantes recursos renovables, debería aprovechar la oportunidad para atraer inversiones a un sector clave en la economía mundial y en el que hace pocos años nuestro país ocupaba una posición de liderazgo.

En esa misma línea, en la jornada sobre energías renovables organizada por APPA en marzo de este año, el Comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, volvió a destacar el objetivo de la Unión Europea de convertirse en líder mundial en renovables. Animó, asimismo, a las empresas españolas a crecer y mantener en el mundo su posición de liderazgo ante el papel que han de jugar las tecnologías limpias en la lucha contra el cambio climático y el crecimiento exponencial que deben experimentar en el mix energético de los diferentes países.

Según el presidente de APPA, ”las energías renovables son fundamentales en la transición hacia una economía baja en carbono y además han alcanzado ya un alto nivel de desarrollo que las hace competitivas. No tiene sentido que dejemos pasar la oportunidad que representa el desarrollo de las energías renovables, cuando contamos con empresas líderes en los mercados internacionales, algo que debemos reforzar con la correspondiente reactivación del mercado doméstico. Nuestros políticos en general y el nuevo gobierno en particular deben plantearse como tarea primordial sentar las bases para que el sector renovable español recupere la posición de liderazgo que le corresponde, propiciando que este sector sea motor de crecimiento, creando empleo y riqueza para el país durante la transición energética que viene y que puede ser, económicamente, una de las grandes oportunidades del siglo”.

Descargar nota de prensa en pdf