APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

La subasta celebrada en enero de 2016, donde se adjudicaron 500 MW de energía eólica y 200 MW de biomasa reactivan tímidamente un sector que lleva años paralizado. Esta subasta es la continuación de la “Planificación Energética. Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020” que aprobó el Gobierno en 2015 y fue desarrollada, según el Ministerio de Industria, para cumplir los objetivos comprometidos con Europa en materia energética. El documento prevé la instalación de casi 8.500 MW nuevos hasta 2020, lo que supondría la instalación anual de 1.695 MW anuales durante cinco años, 2016 incluido. Tras la paralización que ha sufrido el sector, aunque se aprobase esta cantidad de nueva potencia, será muy complicado que pueda reactivarse todo un tejido industrial para cumplir los objetivos de la Planificación. Unos objetivos que son inferiores a los que el Plan de Energías Renovables 2011-2020 había previsto con anterioridad.

La potencia subastada en 2016 representa únicamente un 8% de la nueva instalación que el Gobierno plantea en su Planificación Energética, dejando el 92% restante para los años 2017, 2018, 2019 y 2020. Pretender que un sector paralizado alcance un ritmo de instalaciones cercano a los 2.000 MW anuales no es acometer el cumplimiento de los objetivos con voluntad real de alcanzarlos. Solo un importante esfuerzo combinado de Gobierno, Administraciones y empresas podría hacer que alcancemos los compromisos renovables acordados con la Unión Europea.

Más información en Legislación renovables

Gráfico 1: Objetivos 2020 establecidos en el Plan de Energías Renovables 2011-2020 y en la Planificación Energética para el sector eléctrico

OBJETIVOS SECTOR ELÉCTRICO

La situación del grado de cumplimiento del objetivo indicativo para finales de 2016 es bastante clara: ninguna tecnología ha alcanzado sus objetivos de potencia instalada y generación de energía eléctricaEspaña debería tener instalada una potencia total 39.608 MW renovables con una generación eléctrica de 85.499 GWh. Sin embargo, nuestro país contaba a finales del año 2016 con 31.061 MW y una generación de 65.412 GWh, lo que supone un desvío del 21,58% y un 23,49% respectivamente, respecto de la senda de crecimiento renovable que él mismo se propuso.

OBJETIVOS SECTOR TÉRMICO

El objetivo final marcado por el PER 2011- 2020 para las energías renovables térmicas es de 5.357 ktep, de los que el 87%, 4.653 ktep, corresponden a biomasa, tanto sólida como biogás. La solar térmica con 644 ktep y la geotermia con 50 completan los objetivos renovables térmicos. Ninguna tecnología renovable térmica cumplió sus objetivos indicativos para 2016. Esta situación empeora respecto a 2015, donde tampoco se cumplió ninguno de los objetivos marcados. La biomasa sólida está un 5,7% por debajo de su objetivo para 2016, la solar térmica un 17,7%, el biogás un 45,7% y la geotermia un 39,6%.

OBJETIVOS SECTOR BIOCARBURANTES

En cuanto al sector transporte, el PER 2011-2020 establecía un objetivo de penetración relativa de las energías renovables en el transporte para 2020 del 11,3% y preveía que su cumplimiento se lograría mayoritariamente (9,2 puntos porcentuales) mediante el uso de biocarburantes.

A pesar de lo reflejado en el PER, el MINETAD procedió en 2015 mediante la planificación energética a reducir dicho objetivo de renovables en el transporte hasta el 10%, el valor mínimo establecido para todos los Estados miembros en la Directiva 2009/28/CE de Energías Renovables (DER). En lo referente a las previsiones del PER en materia de biocarburantes, tampoco se están cumpliendo en términos absolutos ni relativos. Así, el consumo de biocarburantes en España en el año 2016 ha sido un 53,6% inferior al previsto en el PER para este mismo año a pesar de la contribución de un biocarburante como el hidrobiodiésel no contemplado en el Plan. Más concretamente, los consumos de bioetanol y biodiésel en 2016 fueron respectivamente un 58,6% y un 66,3% inferiores a los previstos en el PER.