APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Durante 2017, el consumo de energía primaria procedente de fuentes renovables creció un 5,6% a nivel global. Las energías renovables aumentaron su contribución al consumo de energía primaria en un 0,4%, llegando a representar el 10,4% del total. Al igual que el año anterior, las energías renovables se posicionaron como la cuarta fuente en consumo de energía primaria. El consumo mundial de petróleo, siguiendo la tendencia de 2016, aumentó un 1,4%, hasta alcanzar el 34,2% de participación y situarse, una vez más, en la primera posición en el consumo de energía primaria en el mundo.

Esta primera fuente fue seguida por el carbón, que aumentó su consumo en un 0,7%, aunque su contribución disminuyó respecto a 2016, pasando de un 28,1% a un 27,6% en 2017. El gas natural, con un aumento del 2,7%, se situó en tercera posición con el 23,4%. En total, un 85,2% de la energía primaria consumida en el mundo proviene de la quema de combustibles fósiles. Por último, la energía nuclear representó un 4,4% del consumo de energía primaria a nivel mundial, habiendo experimentado un aumento del 0,9%. El consumo mundial de energía creció un 1,9% en 2017 (Gráfico 1).

Gráfico 1: Consumo mundial de energía primaria en 2017

Por otro lado, en la Unión Europea las energías renovables representaron el 13% de la energía primaria consumida durante el año 2017, aumentando su consumo en un 2,1% respecto al año anterior. Las tres primeras posiciones las ocuparon nuevamente los combustibles fósiles, situándose en primer lugar el petróleo (38,2%), seguido del gas natural (23,8%) y del carbón (13,9%). Algo más de tres cuartas partes (75,8%) de la energía primaria consumida en la Unión Europea tiene su origen en fuentes de energía fósiles, provocando que la dependencia energética exterior se mantenga muy alta, superior al 50%. El 11,1% correspondió a la contribución de la energía nuclear. Entre los años 2016 y 2017, la Unión Europea elevó su consumo de energía un 1,4%, un consumo creciente pero que tiende a desacelerarse (Gráfico 2). 

Gráfico 2: Consumo de energía primaria en Europa en 2017