APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Cuando valoramos las fuentes renovables para consumo térmico, vemos que estas se situaron en los 4.362,2 ktep en el consumo de energía final en 2016. Después de dos descensos anuales consecutivos, el consumo de renovables térmicas aumentó en 2016 un 1,83%. Durante los años 2011, 2012 y 2013 la aportación de las renovables térmicas había crecido un 3,71% de media anual. La biomasa fue la fuente renovable térmica más consumida en nuestro país en el año 2016 con el 91,95% del total, seguida por la solar térmica con el 6,73%, el biogás con el 0,88% y la geotermia con el 0,45% (Gráfico 1).

Gráfico 1: Consumo final de energía procedente de energías renovables térmicas hasta 2016

La utilización de energías renovables térmicas como la biomasa, el biogás, la geotermia o la solar térmica también producen un efecto de sustitución que evita la importación de combustibles fósiles, entre otros, el gas natural, gasóleo C o de calefacción y gases licuados de petróleo, que sería necesario consumir si no contáramos con las fuentes renovables. El uso térmico de energías renovables evitó en 2016 la importación de 4.362.212 toneladas equivalentes de petróleo (tep), lo que supuso un ahorro económico de 2.627 millones de euros (Gráficos 2 y 3).

Gráfico 2: Energía de combustible fósil sustituida por la producción térmica de energías renovables hasta 2016
Gráfico 3: Evolución de la sustitución de importaciones de combustibles fósiles debido a la generación térmica renovable hasta 2016

IMPACTO EN EL MEDIO AMBIENTE

Esos consumos térmicos renovables evitaron la emisión a la atmósfera de 13.234.841 toneladas de CO2 con un ahorro económico equivalente de 71 millones de euros. (Gráfico 4). Pese a la clara tendencia histórica a la baja del precio de los derechos de emisión de CO2 , en los años 2014 y 2015 éstos aumentaron. En 2016 el precio de la tonelada ha vuelto a disminuir, en esta ocasión un 30%, hasta situarse en 5,35 euros. Por este motivo el ahorro producido por el uso térmico de las energías renovables disminuye un 29%, a pesar de haber evitado la emisión de un 2% más de toneladas de CO2 .

Gráfico 4: Emisiones de CO2 equivalente evitadas y ahorro económico por la producción de energía renovable térmica hasta 2016

Gracias a la generación térmica renovable se evitó la emisión a la atmósfera de 13.956 toneladas de NOx y 13.833 toneladas de SO2 durante 2016. En los últimos diez años la emisión evitada de estos gases ascendió a 263.984 toneladas.

Más información en Renovables y Medioambiente