APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Denominamos fuentes de energía convencionales o no renovables, a aquellas de cantidad limitada en la naturaleza. Este tipo de energías están englobadas en dos categorías, según su extracción: los combustibles fósiles y los nucleares. Pese a que sean habitualmente las que más contaminen -generando emisiones y/o residuos-, dado que son las que clásicamente se utilizan y todos sus mecanismos ya están construidos, suponen alrededor de un 80% de la energía mundial. Las fuentes de energía, no obstante, sólo se encuentran en determinadas zonas del planeta, por lo que su extracción y uso ha dependido históricamente del comercio y colaboración -o guerra- internacional.

Sin embargo, las energías renovables son todas aquéllas de uso más reciente que toma como fuente materiales infinitos en la naturaleza -por ser inagotables o por su rápida regeneración-, contaminando menos en el proceso. No obstante, las renovables contienen varias desventajas obvias. Por un lado, hasta hace relativamente poco, no eran tan efectivas y baratas como las no renovables. Además, comúnmente necesitan de grandes instalaciones, un flujo constante de su fuente de energía para alimentarse, así como climas muy concretos.

RENOVABLES

  • Limpias
  • Inagotables

  • Autóctonas
  • Sin residuos
  • Equilibran desajustes interterritoriales

CONVENCIONALES

  • Contaminan
  • Limitadas
  • Provocan dependencia exterior
  • Generan residuos
  • Utilizan tecnología o recursos importados