APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Según los últimos datos proporcionados por la Subdirección General de Energías Renovables y Estudios, las energías renovables suministraron el 32% de la electricidad consumida en España en 2017. Este porcentaje aumenta hasta el 33,7% si observamos la generación peninsular, donde la integración renovable ha tenido un mayor desarrollo que en los territorios insulares y no peninsulares.

Para conocer con más detalle la producción, podemos analizar los datos de 2016. En su conjunto, las energías renovables cubrieron en 2016 el 39,7% de la demanda eléctrica peninsular, 2,8 puntos porcentuales superior al 36,9% alcanzado en 2015. La eólica, con un 19,2%, fue la tecnología renovable con una mayor contribución, seguida de la hidráulica con el 14,1%, la solar fotovoltaica con el 3% y la solar termoeléctrica con el 2%. La biomasa, el biogás, la hidroeólica y las energías marinas, agrupadas dentro de “otras renovables”, aportaron el 1,4% restante (Gráfico 1).

Si analizamos la producción eléctrica a partir de fuentes renovables del antiguo Régimen Especial, desaparecido con la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico donde no se tienen en cuenta las grandes centrales hidroeléctricas, vemos que fue de 71.225 GWh en 2016, un 0,8% inferior a la registrada en 2015. Por tecnologías, la eólica representó el 66,8% de la generación eléctrica renovable, seguida de la solar fotovoltaica con un 11,2%, la minihidráulica con un 8,2%, la solar termoeléctrica con un 7,1% y la biomasa con un 6,7%.

Gráfico 1: Cobertura de la demanda de energía eléctrica peninsular en 2016

En lo referente a la potencia instalada, la capacidad total de las energías renovables en España se situó en 2016 en 33.167 MW, con solamente 43 MW nuevos instalados en el año, lo que confirma la paralización del sector de las energías renovables, que de 2008 a 2013 tuvo una media de instalación de nueva potencia de más de 2.500 MW anuales (Gráfico 2). La eólica, con 23.049 MW instalados, alcanzó el 69,5% del total y es la tecnología renovable con más MW instalados en nuestro país, seguida de la solar fotovoltaica con 4.674 MW (14,1%), la solar termoeléctrica con 2.300 MW (6,9%), la minihidráulica con 2.102 MW (6,3%) y la biomasa con 1.038 MW (3,1%). La mayor potencia renovable instalada por Comunidades Autónomas correspondió, por este orden, a Castilla y León, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia. Estas cuatro comunidades representan el 64,3% del total de potencia instalada renovable en España a finales de 2016 (Gráfico 3).

Gráfico 2: Potencia instalada renovable en 2016
Gráfico 3: Potencia instalada de tecnologías renovables por comunidades autónomas a finales de 2016

IMPACTO EN LA PRODUCCIÓN ELÉCTRICA

Cuando sustituimos la electricidad producida con gas natural, carbón y fuel/gas por energía eléctrica de origen renovable, reducimos nuestra dependencia energética del exterior y generamos un importante ahorro al evitar la importación de estos combustibles fósiles. En 2016, la generación eléctrica con energías renovables fue de 71.225 GWh (Gráfico 4). De no existir esta generación renovable, o no poder contar con ella, tendría que haberse generado esta electricidad con centrales de gas de ciclo combinado, carbón y fuel/gas, según el mix de generación actual. Debido a esto, las tecnologías renovables eléctricas evitaron la importación de 14.429.368 de tep de combustibles fósiles con un ahorro económico asociado de 1.818 millones de euros (Gráfico 5).

Gráfico 4: Electricidad de combustible fósil sustituida por la producción de energías renovables hasta 2016
Gráfico 5: Evolución de la sustitución de importaciones de combustibles fósiles debido a la generación eléctrica renovable hasta 2016

IMPACTO EN EL MEDIOAMBIENTE

Por otra parte, esa generación eléctrica renovable evitó en 2016 la emisión a la atmósfera de 36.590.633 toneladas de CO2, un 9% menos que en el año 2015, lo que generó un ahorro económico de 196 millones de euros (Gráfico 6). Si en 2015 el precio de la tonelada de CO2 aumentó de 5,96 a 7,68 euros, en 2016 este valor ha disminuido hasta los 5,35 euros por tonelada emitida y, por tanto, el ahorro económico producido disminuye un 37%. Es importante señalar que en el año 2007 el euro por tonelada emitida alcanzó los 22,21 euros, máximo registrado, por lo que el coste a pagar por contaminar la atmósfera es menos de una cuarta parte del que era hace nueve años. En los últimos diez años, las energías renovables eléctricas han evitado la emisión de 334.712.853 toneladas de CO2 a la atmósfera. Estos 335 millones de toneladas de CO2 evitadas han ahorrado a nuestra economía el pago de 3.464 millones de euros en concepto de derechos de emisión.

Más información en Renovables y Medioambiente

Gráfico 6: Emisiones de CO2 equivalente evitadas y ahorro económico por la producción de energía eléctrica renovable hasta 2016