APPA Madrid - 91 400 96 91 | APPA Barcelona - 93 241 93 63

Cuando hablamos de energías renovables es habitual pensar en tecnologías de generación eléctrica. Sin embargo, las energías limpias tienen un amplio potencial de desarrollo en los llamados sectores difusos, principalmente transporte y edificación. Es necesario que se aborde el desarrollo de renovables para satisfacer nuestras necesidades térmicas y de transporte porque, en un país como España, la electricidad supone menos de una cuarta parte del consumo de energía final. Esto supone que, aunque toda la producción eléctrica fuera renovable, aún no nos acercaríamos a los objetivos marcados para 2030: 32% de nuestra energía.

En el caso de la edificación podemos identificar rápidamente usos térmicos de las energías renovables: calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria (ACS) y, en menor medida pero aún en uso, para cocinar.

_

Las principales energías renovables que pueden satisfacer los usos térmicos en España son las siguientes:

  • Biomasa – la principal aplicación de la biomasa térmica es la obtención de calefacción, agua caliente sanitaria y calefacción de distrito (district heating). Para mayor información, se puede visitar la página de la Sección de Biomasa.
  • Geotermia – en el caso de la geotermia de baja temperatura, podemos satisfacer nuestras necesidades térmicas mediante una bomba de calor para la obtención de calefacción y refrigeración renovable. Más información en la Sección de Geotermia de Baja Entalpía.
  • Solar Térmica – mediante unos captadores solares podemos aprovechar la radiación solar para calentar un fluido. Ese fluido, a su vez, intercambia su energía con el agua destinada al consumo que, posteriormente, se almacena para su uso. Puede ampliarse la información en la web de la Asociación del sector (ASIT).